Previniendocontigo.info

óvenes lideran la ‘Revolución de Prevención del VIH’ y exigen a adultos hacerla realidad.

Posted by CIBERPAZ en marzo 26, 2011

Después del éxito de la participación de más de 300 jóvenes en la XVIII Conferencia Internacional del SIDA celebrada en julio de 2010, ONUSIDA lanza en 2011 su ‘estrategia cero’. El documento insta a cero nuevas infecciones entre personas que usan drogas lo cual, aunque ambicioso, parece imposible sin los servicios necesarios asociados y la despenalización de jóvenes consumidores de drogas

El ONUSIDA se ha fijado como objetivo en la introducción de su recientemente publicada Estrategia cero, garantizar cero “nuevas infecciones por VIH entre personas que usan drogas” para el año 2015. Si bien la estrategia del ONUSIDA promete “revolucionar” la prevención, los jóvenes de todo el mundo están liderando la revolución de la prevención y el llamamiento a la comunidad internacional para aumentar la presión y hacer que suceda!

 

No se lograrán cero infecciones si los Estados miembro que están presentes esta semana en la 54ª reunión de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, continúan negando la inclusión de “lenguaje de reducción de daños” en sus resoluciones y continúan tipificando como delincuentes a las personas que usan drogas, en particular a las y los jóvenes.

 

“La criminalización del consumo de drogas fomenta el estigma, la discriminación, el aislamiento y el odio. Esto, a su vez, contribuye a un ciclo vicioso en el que la “rehabilitación” en muchos países es también obligatoria, cuando debería ser voluntaria. También conduce a comportamientos más riesgosos, aumentando los riesgos de infección por VIH “, dijo Aram Barra, director del Programa de Política de Drogas de Espolea, una organización mexicana dirigida por jóvenes y trabajando sobre derechos humanos y el fortalecimiento de capacidades de jóvenes en sus propias comunidades, con una perspectiva de género, durante la conferencia de prensa de la campaña Haz que suceda!

 

Aram Barra continuó diciendo: “Las y los jóvenes de todo el mundo podemos liderar una revolución política, como fue demostrado por el ONUSIDA a través de su informe Perspectivas de 2010. Sin embargo, para que esto suceda, los gobiernos de todo el mundo necesitan escuchar las inquietudes y necesidades reales de sus nuevas generaciones y actuar con base en eso”. Las organizaciones juveniles presentes en la Conferencia de SIDA el año pasado y este año la Comisión de Estupefacientes están de acuerdo y quieren que sus jefes de Estado y la comunidad internacional se comprometan con su desarrollo y promuevan los derechos humanos, la reducción de daños y los recursos destinados a rubros de salud.

Las personas jóvenes se ven muy afectados por la epidemia mundial de VIH y SIDA. 5,4 millones de personas en todo el mundo entre las edades de 15 y 24 viven con el VIH. A nivel mundial, aproximadamente el 45% de las nuevas infecciones ocurren entre jóvenes (ONUSIDA / OMS 2008). En Europa del Este en concreto, el 70% de las nuevas infecciones son entre consumidores de drogas jóvenes.

A medida que la comunidad internacional negocia una nueva Declaración de Compromiso sobre el VIH y el SIDA en los próximos meses, las necesidades de los jóvenes que consumen drogas deben obtener consideración central en las deliberaciones. Los acuerdos tomados en la Comisión de Estupefacientes también deben velar por garantizar un entorno normativo propicio que permita una política eficaz de prevención del VIH y su puesta en práctica.

Las y los jóvenes de todo el mundo hacen un llamamiento para la protección de los derechos humanos de las comunidades jóvenes, y una mayor atención a criterios de reducción de daños para jóvenes que consumen drogas a través de:

      • La reforma de las políticas de drogas que criminalizan a las personas jóvenes por el consumo de drogas y la creación de programas alternativos al encarcelamiento;
      • Finalización de tolerancia cero y sólo educación sobre la abstinencia de drogas y empatar la educación sobre las drogas con la educación integral de salud sexual;
      • La realización de una mejor investigación sobre la situación de las personas jóvenes y su consumo de drogas que incluya la participación de jóvenes en la recopilación de datos principales y análisis de políticas, y
      • La definición clara de ‘reducción de daños’ para personas jóvenes y asegurarse de que tengan acceso a dichos servicios, tales como el tratamiento de sustitución de drogas y los centros de intercambio de jeringas.

Sorry, the comment form is closed at this time.